El Blog de VRMADA
Noticias, actualidad y curiosidades sobre la realidad virtual

Marketing de Realidad Virtual — Parte 2: Qué es realidad virtual y qué no es

Paulo
Por Paulo Tromp
09 de agosto de 2016

Esta es una traducción de mi artículo original en inglés que puedes encontrar aquí.

¿Así que estás entusiasmado con las posibilidades que brinda la realidad virtual para tu marca, pero no sabes por dónde empezar? ¿Te sientes, quizás, un poco abrumado? No te preocupes, es perfectamente normal. Como muchos otros términos de moda esgrimidos por autoproclamados gurús, la realidad virtual es objeto de equívocos.

Afortunadamente, has venido al lugar indicado. Un buen primer paso sería aclarar qué es exactamente la realidad virtual e, igualmente importante, qué no es.

Cuando hayas acabado de leer este artículo sabrás más acerca del tema que muchos de tus contemporáneos, por no mencionar muchos “expertos”.

Lo primero que suele venirse a la mente cuando uno escucha el término “realidad virtual” es un juego o una película para el que se necesita un casco o unas gafas especiales.

Es cierto que estos forman parte del mosaico, pero el tema es un poco más complicado. Sí, se necesita un casco especial para consumir contenido de realidad virtual, pero no todo el contenido diseñado para estos cascos es estrictamente realidad virtual.

¿Confundido? No te preocupes, es bastante sencillo. Empezaré aclarando primeramente qué es la auténtica realidad virtual y, posteriormente, mostraré qué contenido confunde erróneamente mucha gente con realidad virtual.

¿Qué es la auténtica realidad virtual?

¿Alguna vez has comparado la diferencia entre lo que ves a través de tu ojo izquierdo y el derecho? Prueba a cerrar uno de ellos y coloca tu dedo índice cerca de la nariz. Ahora abre y cierra cada ojo alternativamente. Si has seguido bien las instrucciones, podrás comprobar que el dedo índice parece moverse hacia la izquierda y la derecha. Al tener los ojos situados a cierta distancia entre sí, la imagen que recibe cada uno y manda al cerebro varía ligeramente. Esta disparidad entre las dos imágenes es procesada en la corteza visual, dando lugar a la percepción de profundidad.

La realidad virtual explota este fenómeno visual para mostrar una imagen diferente a cada ojo del usuario. Esta técnica, denominada estereoscopía, es la base para crear la ilusión de profundidad. Complementa esto con la posibilidad de mirar en cualquier dirección, e incluso moverte, y experimentarás la emocionante sensación de estar completamente inmersio en otro mundo.

Esta realidad alternativa puede parecerse al mundo real, como un juego de carreras o un simulador de vuelo, o puede transportarte a otras realidades completamente diferentes; hacia planetas recónditos, a nuestro pasado prehistórico o a través del tiempo a un hipotético futuro.

Dependiendo de la habilidad —y presupuesto— de sus creadores, y de la potencia del hardware sobre el que la aplicación se ejecuta, estos mundos virtuales pueden parecer increíblemente realistas.

Aún así, aplicaciones de bajo presupuesto, diseñadas para ser utilizadas en dispositivos baratos como Google Cardboard, pueden ser extremadamente eficaces gracias a la naturaleza inmersiva de este medio.

Cualesquiera sean el presupuesto y la complejidad de la experiencia, la auténtica realidad virtual te deja explorar —e incluso interactuar— con estos entornos simulados. Si eres simplemente un mero espectador, es una buena indicación de que lo que estás viendo no es realmente realidad virtual, sino otro tipo de contenido, empezando por…

Video 360 grados

Es probablemente lo que la mayoría de la gente confunde habitualmente con realidad virtual. No es de extrañar, ya que la mayoría de las empresas que lo usan, ya sea para entretenimiento o branding, lo están vendiendo como realidad virtual.

Videos y fotografías 360 usan cámaras y software especiales para capturar y unir una escena completa en todas las direcciones al mismo tiempo.

Los resultados pueden ser bastante sorprendentes, como por ejemplo la aplicación NYTVR del New York Times o los vídeos de esquí, motor y surf de GoPro. Pero estos no son más que un nuevo formato de contenido que, en cualquier caso, no le quita ningún mérito, ya que el resultado es verdaderamente sorprendente.

Aunque los vídeos y fotografías 360 proporcionan una sensación de inmersión, los usuarios no pueden explorar los escenarios ni se pueden mover. La experiencia está limitada a lo que han captado las cámaras y los micrófonos. Que no se me malinterprete, pueden ser experiencias tremendamente impactantes y hay algunos casos de éxito muy interesantes —los tocaremos en un futuro artículo— pero no son realidad virtual.

Tampoco debería confundirse con realidad virtual…

Realidad aumentada

Como su nombre bien indica, realidad aumentada (AR, por sus siglas en inglés), usa un dispositivo tecnológico para superponer contenido generado por ordenador sobre una vista del mundo real del usuario.

El ejemplo más conocido de realidad aumentada en este momento es el popular videojuego multijugador Pokémon Go. El  juego utiliza Google Maps y el sistema de posicionamiento GPS para crear un mapa virtual usando el entorno real del jugador. Cuando encuentra un Pokémon, este se superpone sobre el mundo real usando la cámara del móvil.

Pokémon Go es un ejemplo bastante básico de realidad aumentada. El dispositivo HoloLens de Microsoft hace un uso mucho más sofisticado de la tecnología, empleando unas gafas “inteligentes” y sensores avanzados para ver y manipular objetos virtuales sobre el mundo real. Este vídeo es una mirada fascinante a las posibilidades que brinda esta tecnología.

Como te podrás imaginar, el potencial que ofrece de branding y marketing es enorme. Este tema será objeto de un futuro artículo pero, mientras tanto, tan sólo tienes que mirar cómo desde grandes marcas hasta pequeños comercios se han apresurado para hacer negocio con el fenómeno de Pokémon Go para darte cuenta de cuán efectiva puede ser la realidad aumentada como herramienta de marketing.

Y lo mismo cabe decir de la realidad virtual y los vídeos e imágenes de 360 grados. Cada uno tiene sus ventajas e inconvenientes para el branding y estoy ansioso de compartir estas reflexiones con vosotros.


A continuación...

Parte 3: Gafas de realidad virtual.

Acerca de Paulo Tromp

Paulo Tromp es el CEO y Director Creativo de VRMADA, una agencia de realidad virtual especializada en la creación de experiencias memorables que conectan a las marcas con su público de una forma única y diferenciadora. Entre sus clientes figuran empresas como BMW, JCB, L'Oréal, MTV, Philip Morris International, Telefónica, Toyota y Vodafone.